Los verdaderos materiales verdes


La industria de la construcción es una de las que más impacto genera al ambiente, al involucrar una serie de actividades que van desde la extracción de materia prima hasta la colocación de acabados y la operación del edificio.

Esto se traduce en una fuerte presión al sistema natural del planeta, que resulta preocupante si se considera que la tendencia de la población mundial desde hace décadas es vivir en zonas urbanas, que requerirán nuevas construcciones e infraestructura básica.

En 2009, el Departamento de Arquitectura de la Universidad Iberoamericana (UIA) inició el proyecto ‘Materiales verdes en México: Una guía para el desarrollo urbano sostenible’, que tiene como objetivo diseñar una propuesta para la implementación de políticas públicas sobre materiales verdes, que permitan lograr mejores prácticas en el diseño y la construcción de edificios y ciudades; además de difundir los materiales verdes de construcción en el mercado mexicano, luego de evaluar su desempeño.

Este proyecto ha contado con el apoyo económico del Instituto de Investigaciones sobre Desarrollo Sustentable y Equidad Social (IIDSES) de la UIA, y con la asesoría de expertos ambientales, abogados urbanos, arquitectos, urbanistas, ingenieros, químicos y del Centro de Análisis de Ciclo de Vida y Diseño Sustentable.

Éstos son algunos de los principales resultados de la investigación.

¿Qué es un material ‘verde’?
Es aquél cuyo proceso de extracción, manufactura, operación y disposición final tiene un impacto ambiental bajo; es económicamente viable, su fabricación implica el empleo de mano de obra local, y durante su vida útil no compromete la calidad de vida de los seres vivos que están de alguna manera en contacto directo con él, incluyendo al ser humano. La metodología que se utilizó para determinar qué tan verde es un producto de construcción es el Análisis de Ciclo de Vida, debido a que es el método de análisis más completo que hay hasta ahora.

¿Cómo saber si es verde o no?

En México, la carencia de información y de un marco normativo suele generar confusión acerca de qué son los materiales verdes, y ha propiciado un fenómeno conocido mundialmente como greenwashing, que consiste en que el mercadeo sea hecho de manera tal, que logre que sus consumidores potenciales perciban sus productos como amigables con el medio ambiente, cuando realmente no lo son.

En el marco de la investigación, se desarrolló una metodología para estudiar el impacto de los materiales de construcción en el ambiente, que tomó como referencia el enfoque de análisis de ciclo de vida, los lineamientos que sobre materiales de construcción establecen las certificaciones internacionales LEED; Living Building Challenge (LBC) del International Living Building Institute; y la guía de compras sustentables de la Environmental Protection Agency (EPA) de Estados Unidos.

A continuación se enuncian las categorías y los criterios considerados para medir qué tan verde es un material, no sin antes mencionar que no se trata de que el producto analizado cumpla con todas estas características, sino de revisar su desempeño para establecer qué tan ‘amigable’ es con el medio ambiente:

Materiales

  •  Uso de materiales renovables.
  •  Materia prima local.
  •  Contenido reciclado.

Manufactura

  •  Manufactura benigna para los trabajadores.
  •  Desechos reutilizados y llevados
  • al inicio de la manufactura.
  •  Composición de material con elementos
  • no tóxicos ni cancerígenos.
  •  Subproductos: nuevo uso que se le puede dar
  • a componentes del material, en lugar
  • de desecharlos.
  •  Empaques biodegradables y/o reciclables.
  •  Manufactura nacional.

Distribución

  •  Distancia de traslado del material, desde su punto de distribución a la obra.

Reuso

  •  Nuevo uso. Es similar a los subproductos, sólo que éstos son generados desde el proceso de manufactura y el nuevo uso se da al final de la vida útil del material.
  •  Reciclaje. Capacidad del material para ser transformado y devuelto al principio de su proceso de manufactura o como materia prima para otro material diferente a su uso original.

Operación

  •  Durante la colocación en obra, el material no debe generar elementos tóxicos que afecten la salud del instalador.
  •  Ahorro de recursos. El uso de materiales adecuados puede propiciar el ahorro de energía,
  • de recursos y de desechos.
  •  El material puede tener beneficios al ser usado para mejorar el entorno del usuario, aumentando su calidad de vida (sombra, iluminación natural, disminución de ganancia térmica, regulación de temperatura, calidad del aire, generación de biodiversidad).
  •  Salud del usuario. Que la exposición prolongada
  • a los materiales, en especial a los acabados,
  • no implique un efecto nocivo para la salud.

Mantenimiento

  •  Un material que tenga bajo mantenimiento significa ahorros en costos operacionales. Esto, aparte del beneficio económico, ayuda a que el desempeño del material no se vea comprometido por la falta de mantenimiento.

Productos verdes en México
En el país no existe una oferta de materiales verdes tan diversificada como en EU y Europa, pero el mercado de productos ‘verdes’ está creciendo de manera importante, debido, en parte, a la mayor conciencia de los consumidores sobre los problemas ambientales y/o sobre los beneficios económicos de un ahorro energético o de agua; a los programas gubernamentales a favor de una construcción verde, o a la popularización de sistemas de certificación de edificios verdes, como el LEED.

De acuerdo con la investigación, en México existen 323 empresas productoras o distribuidoras de materiales que se dicen ‘verdes’, de las cuales cerca de 43% se emplaza en el Distrito Federal, seguidas por las de los estados de Nuevo León (9%), México (8%) y Jalisco (8%). En Aguascalientes, Baja California Sur, Campeche, Colima, Hidalgo, Guerrero, Nayarit, Tabasco y Zacatecas no se detectaron firmas que elaboren materiales verdes para la construcción.

De las compañías estudiadas, 52% elabora o distribuye productos relacionados con el ahorro de energía; 19%, productos para el ahorro de agua; 6%, maderas; y el restante 23% fabrica geomembranas, ladrillos, tabiques, cimbra reusable, perfiles de aluminio, persianas, alfombras modulares, mingitorios secos, techos y muros verdes; o realiza manejo integral de residuos, aislantes, muros térmicos, piso, impermeabilizantes, ventanas, solventes orgánicos, peróxidos orgánicos, pinturas y colorantes ecológicos.

Por otro lado, del total de empresas que trabajan con productos relacionados con el agua, cerca de 78% se enfoca en la oferta de dispositivos para el tratamiento de aguas residuales. El restante 22% de las compañías está ligado a la producción o distribución de equipos ahorradores de agua, dispositivos reguladores, tanques de captación y reuso de aguas pluviales, generadores de ozono y plantas desalinizadoras.

Finalmente, en materia de ahorro de energía, del total de empresas que manejan este ramo, 53% trabaja productos que generan energía fotovoltaica; 29%, calentadores solares; y 18%, LEDs, lámparas solares, lámparas de inducción y alumbrado público solar.

Artículo compelto AQUI

Deja tus comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s